martes, 2 de julio de 2013

Los beneficios de los terremotos

Aunque parezca mentira, los terremotos pueden ser buenos. Los pequeños seísmos de intensidad 1 y 2 en la escala de Richter, pueden evitar futuros riesgos demoledores liberando la energía acumulada poco a poco.

Terremoto de Valdivia (Chile) 1960
En la Cadena Ser estaban hablando hoy sobre los terremotos, ya que ocurrió uno el lunes en Torrevieja (Alicante) de intensidad 1,2 pero de muy poca duración. Aún así existe el temor de que ocurra uno de mayor intensidad y arrase con la vega baja como ocurrió en 1829. Al parecer estos pequeños terremotos, como el de ayer, ocurren unas 30 o 40 veces al año y no son perjudiciales, al contrario, evitan mayores terremotos y sería preocupante no tenerlos.

A parte de reducir riesgos superiores de un terremoto, pueden producir manantiales para preservar o trasladar agua, gas o petróleo y así exteriorizar recursos minerales.

La escala de Richter

Ondas sísmicas P y S
La escala de Richter es el método que se sigue a nivel internacional para medir la intensidad de un terremoto. La creó el norteamericano Charles Richter en 1935, con sus Ondas P (Primarias), que se registran antes y hacen vibrar la tierra en la misma dirección que la onda del terremoto, y las Ondas S (Secundarias), que vibra en sentido perpendicular.

No crece linealmente, la intensidad 4 no es el doble de la intensidad 2, sino 100 veces mayor, crece exponencialmente.
Un seísmo de intensidad entre 3,5 y 5,5 es de intensidad media. Desde 5,5 hasta 6, los daños pueden ser graves. De intensidad 7 y 8 los daños ocasionados son muy grandes, y de intensidad 12 provocaría lo mismo que un billón de toneladas de trinitrotolueno (un producto que se emplea como explosivo muy potente).

El terremoto con mayor intensidad que se ha registrado hasta ahora, fue el que ocurrió en Valdivia (Chile) en 1960, de 9,6 y duró 10 minutos. Con 3 mil personas muertas y 2 millones de afectados.

El otro método de medición de seísmos que se utilizó durante los años 1902 hasta 1935 fue el de Mercalli, que a diferencia del otro, mide la magnitud en base a los daños y su destrucción, que se mide en números romanos, del I (muy débil) al XII (catastrófico).

La diferencia principal con la escala de Richter, es que mientras que esta última mide la intensidad, la de Mercalli evalúa la magnitud en base a los daños y la destrucción provocada de un terremoto.

Qué hacer cuando ocurre un terremoto

Primero, y ante todo mantener la calma. Alejarse de ventanas y objetos que se puedan caer, meterse debajo de una cama o mesa que puedan aguantar si se está en el interior y siempre salir por las escaleras, no utilizar nunca los ascensores. Si se está fuera, ir a lugares donde no hayan edificios altos ni debajo de ningún objeto que se pueda caer encima. En el coche, hay que pararse y permanecer dentro, sin ningún objeto de por medio.

Servicio de información sísmica

Para saber los últimos terremotos que han ocurrido a nivel nacional e incluso internacional lo podéis mirar en el Instituto NacionalGeográfico de España, dónde han ocurrido y su magnitud.

0 comentarios:

Publicar un comentario